Skip to main content
Featured Video Play Icon

Opinión de Expertos: ¿Cuál es la situación actual de Internet de las cosas? y ¿Hacia dónde va?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

El Internet de las Cosas nació hace 30 años y ha entrado en nuestra vida sin darnos cuenta. Las aplicaciones asociadas a él son cada vez más frecuentes y de uso cotidiano. Jesús Otero, gerente de Consulting en Gfi, explica con detalles concretos cómo esta tecnología está cambiando nuestro día a día para hacer nuestra vida más fácil.

¿Qué es el Internet de las Cosas?

El Internet de las Cosas es la red de objetos cotidianos conectados mediante Internet para intercambiar información entre ellos. Con esto podemos construir aplicaciones y servicios en los que interactúa el mundo físico con el mundo de Internet. Por ejemplo, el mapa que tenemos en el móvil, en el que vemos el tráfico en tiempo real, llaveros con conexión que nos avisan cuando perdemos las llaves y ese tipo de soluciones.

¿Cómo funciona y qué tecnología lo hace posible?

Las aplicaciones en el Internet de las Cosas se basan principalmente en tres pilares fundamentales. Uno son los dispositivos que están adaptados a interactuar con su entorno, de forma que recopilan información y llegan incluso a operar con distintos tipos de dispositivos y de sistemas en el ambiente.

Otro punto importante son las plataformas en la nube. Estas plataformas permiten un flujo de información entre los dispositivos. Ofrecen servicios de análisis de información, almacenamiento masivo, visualización y un montón de servicios más que no paran de crecer y crecer.

Y el tercer punto y el más importante es la conectividad, dado que tenemos que tener los objetos conectados con Internet de forma permanente. Hoy en día es muy sencillo porque prácticamente el 90% de la superficie de la Tierra tiene cobertura móvil, 2G, 3G o 4G. Si a esto sumamos redes como LoRa o SigFox, de baja energía y otras redes WiFi o bluetooth o con igualdad de conexiones, es muy fácil crear dispositivos que estén permanentemente conectados con Internet.

¿Qué tipos de empresa podrían hacer proyectos de Internet de las Cosas?

Pues realmente cualquier tipo de empresa, porque lo que estamos haciendo con las aplicaciones en el Internet de las Cosas es generar nuevas fuentes de información. Con esto podemos llegar a nuevos segmentos de clientes y conseguir nuevos públicos objetivos.

Por ejemplo, una empresa aseguradora podría crear un seguro que tarifique en base a los kilómetros que hacemos con el coche o a la forma en la que conducimos. Una empresa de logística podría traquear envíos que aseguren la cadena de frío, de forma que con un dispositivo localizador con GPS y un termómetro podamos saber si se ha producido algún problema en la cadena de envío.

Un sector tradicionalmente muy impulsor del Internet de las Cosas es la industria. Y hoy en día, este sector industrial de fabricación puede alimentarse con datos procedentes de Internet para mejorar sus procesos e incluso llegar a predecir una avería antes de que se produzca.

Hay objetos conectados con Internet desde hace mucho tiempo ¿Qué es diferente ahora?

Desde los inicios de Internet se han hecho todo tipo de experimentos para conectar dispositivos y operarlos en remoto. Uno de los primeros ejemplos es la máquina de vending de la Universidad Carnegie Mellon. En los años 80, los investigadores estaban hartos de ir a la máquina y ver que no había bebidas, por lo que la conectaron con Internet para poder consultar en remoto y ahorrarse el viaje en caso de que estuviera vacía.

Esto, que hace 30 años era una excentricidad de unos locos en una universidad, hoy lo vemos como algo cotidiano. De hecho, Nespresso vende una cafetera que sabe cuándo te quedas sin cápsulas y automáticamente lanza el pedido a la tienda.

Lo que está pasando con el Internet de las Cosas, con toda esta tecnología, es que estamos cambiando nosotros mismos… Está cambiando más rápido quizá la forma en la que nosotros nos adaptamos a esta tecnología o queremos afrontar los cambios que en la propia evolución tecnológica.

Toda esta tecnología ha entrado en nuestra vida sin darnos cuenta y las aplicaciones del Internet de las Cosas son cada vez más frecuentes y de uso cotidiano. Por ejemplo, cuando vamos a comprar al supermercado, el precio no está en una pegatina en el artículo, está en el código de barras, y la caja lo consulta a un sistema. Cuando salgo a correr he mirado el tiempo de hace una hora antes y salgo con un GPS, con una aplicación que mide mi rendimiento y con un monitor cardíaco.

Ya tenemos coches que conducen solos y dentro de poco habrá robots que cuiden de nosotros en los hospitales o en nuestros propios hogares, porque el objetivo último del Internet de las Cosas es hacer nuestra vida más fácil.

 

Gfi España

Gfi España

Gfi es una empresa de Consultoría y Servicios Informáticos con más de 2.500 profesionales en España y 14.500 a nivel Internacional.

Gfi España ha escrito 54 entradas


Gfi España

Gfi España

Gfi es una empresa de Consultoría y Servicios Informáticos con más de 2.500 profesionales en España y 14.500 a nivel Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *